martes, 22 de abril de 2014

Ideas - qué son?

Identificaré con la etiqueta 'idea' aquellos conjuntos de información que clasificamos de forma independiente y que nos sirven para identificar una característica de un concepto (aunque dicho concepto no tenga una etiqueta identificativa).

Hay que partir de la base que la educación que reciben la gran mayoría de personas se basa en etiquetar todo fragmento de conocimiento.
A causa del lenguaje hablado (y posteriormente escrito), el ser humano se ve obligado a asignar una etiqueta a cada conjunto de información que queramos transmitir a los demás.

Vamos con un ejemplo:

  • color azul
Color azul:
Todo el mundo sabe lo que es el color azul?
La explicación gráfica aquí
La forma de aprender esta idea es enseñar el color azul a alguien y decirle: "azul"
Aunque existen múltiples tonalidades de azul, cuando queráis comunicar la idea del color azul, solo hay que decir la etiqueta correspondiente en el idioma que entienda la otra parte.
Para matizar la tonalidad de azul, se añadirán adjetivos (azul marino, azul claro, azul celeste, etc)
En algunos idiomas, existe una etiqueta para identificar una tonalidad específica
En el mundo del diseño, existen las nomenclaturas RGB y PANTONE, entre otras, para identificar con una etiqueta cada tonalidad
Así y todo, a pesar de todas estas etiquetas, cuando alguien dice 'azul' todos los oyentes entienden a qué color se está refiriendo.
NOTA: excluir de esta explicación a la gente ciega, dado que la forma de relacionar la etiqueta con la idea es diferente

Vemos que, para poder etiquetar la idea del color azul, es necesario que la persona perciba el color azul con (en este caso) el sentido de la vista.
Hay muchas ideas que se pueden percibir con los sentidos y, por tanto, estas son las primeras y más fáciles etiquetas de enseñar y asociar a un concepto.
A partir de esta reflexión, identificamos una idea como:
- la información recibida por uno de los sentidos (o sensores) junto con su etiqueta explicativa

Por otro lado existen las etiquetas para ideas abstractas. 
Por ejemplo: el número 2.
La etiqueta del número 2 podríamos simplificarla a, simplemente, la notación escrita del número.
Pero cuando se enseña esta etiqueta se quiere asociar al concepto de cantidad=2.

Con las ideas abstractas encontramos otra característica de las ideas:
- una idea puede ser un concepto o un grupo de conceptos asociado(s) a una etiqueta

Como conclusión, decir que una idea puede ser tan compleja como un concepto o tan simple como una etiqueta que identifique un conjunto breve de información.



1 comentario:

  1. Complentando a tu exposición sobre las ideas, creo que sería conveniente hacer una separación entre la idea/concepto en sí y el lenguage (es decir, las palabras que utilizamos para refererinos a dichas ideas: etiquetas). Así pues, en la filosofía podemos encontrar autores que se han dedicado a analizar este problema. Cito aquí a uno de mis favoritos, Friedrich Nietzsche, que en su ensayo "Sobre verdad y mentira sobre sentido extramoral", dedica una introducción bastante aguda a este problema:

    "La "cosa en sí" (que tal sería la verdad pura, sin consecuencias) es también para el hacedor de la lengua algo del todo inconcebible y en modo alguno apetecible. Él se limita a denominar las relaciones en que se hallan las cosas con respecto al hombre, y para expresarlas recurre a las más audaces metáforas. ¡Un estímulo nervioso, traducido en una imagen! Primera metáfora. ¡La imagen, a su vez, transpuesta en un sonido! Segunda metáfora. Y en cada caso un total salto de una esfera a otra totalmente distinta y nueva. Imaginemos a un hombre completamente sordo y que nunca haya oído ningún sonido, ninguna música; así como tal hombre se asombra, digamos ante las figuras acústicas de Chladni dibujadas en la arenilla, y encuentra su causa en la vibración de la cuerda, quedando entonces firmemente convencido de saber lo que los hombre llaman "sonido", nos pasa a todos respecto del lenguaje. Creemos saber algo de las cosas mismas cuando hablamos de árboles, colores, nieve y flores; sin embargo, no tenemos más que metáforas de las cosas, que no corresponden en absoluto a las verdaderas entidades. Del mismo modo que el sonido se presenta como configuración de la arenilla, la misteriosa X de la cosa se presenta como estímulo nervioso, luego como imagen y por último como sonido. Los cierto es, pues, que a la génesis del lenguaje no preside la lógica y que todo el material con que trabaja y construye luego el hombre dedicado a la verdad, el investigador, el filósofo, proviene, si no del reino de Utopía, en todo caso no de la esencia de las cosas."

    Creo que por aquí se puede vislumbrar algún ámbito de actuación en sentido neurológico, que arroje más luz sobre este proceso de "concretización" del mundo que nos rodea y en donde el cerebro del observador es parte decisiva.

    Saludos desde aquí, y a ver si montamos otra Meetup pronto para seguir discutiendo de estos temas que sin duda son apasionantes.

    ResponderEliminar